banner_investigacion

Investigación > Mamuts del Río Songhua

Autor: Asier Larramendi

Todo empezó a finales del 2007 cuando me encontraba tras la pista de unos proboscídeos de tamaño imposible hallados en Mongolia Interior durante la década de los 80. Apenas había nada publicado y la información era muy escasa, tan sólo contaba con existencia de unas pocas réplicas basadas en los esqueletos encontrados, como la del Museo natural de Ibaraki, de proporciones colosale . Estos restos estaban asignados a una especie de Mamut prácticamente desconocida desde un punto de vista Europeo, Mammuthus sungari, coloquialmente conocidos como los Mamuts del Río Songhua

Tras intensos debates con mi amigo Rubén Molina y haber tratado el tema con diferentes colegas y expertos asiáticos, llegué a la conclusión que pese a lo importante de estos hallazgos, no se había hecho ningún estudio riguroso sobre ellos, apenas una breve descripción realizada por Li et al. (1982).

Pero todo cambió 3 años después, fui invitado por mi colega y experto en mamuts el Doctor Chun-Hsiang Chang para realizar un viaje por China para estudiar estos esqueletos misteriosos. Tras haber hablado con el Museo de Inner Mongolia y el Museo de la Mina de Zhalainuoer, finalmente organizamos un viaje para el mes de Abril del año 2011, lo cuál me dio la oportunidad de investigar los fósiles in situ.

Los restos a estudiar eran tres individuos, los dos primeros fueron descubiertos en una mina de Lingquan situada en la localidad de Zhalainuoer en el año 1980. Cuatro años más tarde, en Marzo de 1984, un tercer esqueleto prácticamente completo fue desenterrado de la misma mina.

Asier Larramendi y Wang Han-jun (director de las actividades culturales) frente al Museo de la Mina de Zhalainuoer. Abril del 2011

El 12 de Abril del 2011 llegué al aeropuerto de Pekín dónde me esperaban Chun-Hsiang Chang y su familia. Gracias a ellos, a los pocos días viajamos a la ciudad de Hohhot dónde se halla el museo regional de Inner Mongolia y los dos especímenes encontrados en 1980. Cuando llegamos tenían preparada una sala con gran parte del material descubierto, principalmente vertebras y algunos huesos post-craneales. La vértebra torácica nº3 me llamó mucho la atención pues medía ¡un metro de alto!. Tras una breve inspección del material nos desplazamos a la colección dónde más huesos de los dos individuos están guardados. El material guardado en está sala consistía en dos colmillos de más de 3 metros y huesos del esqueleto apendicular. Los restos no estaban catalogados, por lo que los restos de los dos individuos estaban mezclados, pero se podían distinguir por el enorme tamaño de uno de ellos, este representa a uno de los mayores proboscídeos descubiertos. Tras tomar las anotaciones correspondientes volvimos a Pekín para que en pocos días viajar a Zhalainuoer (Manzhouli) y visitar el Museo de la Mina de Zhalainuoer en el cual está expuesto el esqueleto Nº3 desenterrado en 1984. Al llegar a la ciudad, a Chun-Hsiang Chang y a mi, unos colegas nos recogieron en una camioneta para que tras una parada en el hotel y dejar las mochilas, nos llevaran directamente al museo. Allí nos esperaba Wang Han-jun, director de las actividades culturales. Yo estaba muy nerviosos y emocionado por que había llegado el momento más esperado, estudiar uno de los esqueletos de proboscideos más completo, grande y misterioso descubierto. Nada más verlo me asombró su enorme tamaño, lo completo que estaba y el buen estado en el que se encontraba, tan sólo faltaban unos pocos huesos como el esternón y el peroné izquierdo. El cráneo y un colmillo izquierdo estaban expuesto en una vitrina de cristal, desafortunadamente están bastante mal preservados, aunque la mandíbulas se encontraban en un perfecto estado. A primera vista, la morfología craneal y dental junto la curvatura de los colmillos me hicieron pensar que se trataba de una especie de Mamut, no había duda. Reflexión compartida también por mi colega Chun-Hsiang Chang. Por otra parte un reciente estudio publicado por Wei et al. (2010) son de la opinión que estos esqueletos correspondían al Mamut de la estepa, Mammuhtus trogontherii, aunque estos autores no los han estudiado in situ.

Fueron necesarios dos días para estudiar y tomar las medidas de todos los elementos óseos.

Asier junto al esqueleto Zhalainuoer III

Tras analizar los restos cuidadosamente, he podido determinar que en efecto estos restos pertenecen al mamut de la estepa, M. trogontherii, tal y como indican sus molares primitivos, las característica morfológicas de su mandíbula y su gran tamaño corporal. Una de las cosas más sorprendentes, es que los estudios de datación realizados sobre unos coprolitos hallados junto a los esqueletos (Li et al. 1982, 1984) y un estudio de sedimentación de la zona (Bin Xue et al. 2003), apuntan a que estos esqueletos pertenecieron al Pleistoceno superior (unos 33,000 años antes del presente) algo difícil de asimilar desde un punto de vista Europeo ya que los últimos registros indican que el mamut de la estepa desapareció hace 200.000 años (Lister and Stuart 2010). Por otra parte cabe destacar que el esqueleto No. 3, es el primer esqueleto de M. trogontherii con toda la serie caudal preservada, 23 en total, tan sólo dos más de los que se suelen encontrar en los mamuts lanudos, M. primigenius. Una cola tan corta indica que estos animales estaban adaptados al frío, el gélido clima de la zona de aquella época también refuerzan esta idea, por lo que es más que posible que el mamut de la estepa estuviera cubierto por una gruesa capa de pelo. El enorme tamaño de estos especímenes (el No. 3 casi cuatro metros hasta los hombros y diez toneladas y media de peso. Cabe reseñar que uno de los dos especímenes de la colección del Museo de Inner Mongolia, es un 10% mayor que el No. 3) sugieren que el pelaje sería considerablemente más corto que en M. primigenius.

Por último hay que reseñar que los mamuts de la estepa hallados en la zona de Zhalainuoer presentan caracteres derivados a la vez que primitivas, por lo que deja abierta las puertas a diferentes hipótesis que puedan explicar este fenómeno; como pudiera ser una posible stasis de la especie en algunos aspectos anatómicos o quizás un cierto grado introgresión entre diferentes populaciones.



Referencias:

Larramendi, A. 2014. Skeleton of a Late Pleistocene steppe mammoth (Mammuthus trogontherii) from Zhalainuoer, Inner Mongolian Autonomous Region, China. Paläontologische Zeitschrift.

Li Xingguo, Liu Guanglian, Xu Guoying, Li Fengchao, Wang Fulin, 1982. Periglacial phenomema at the east opencut coal mine of Zhalianuoer in Inner Mongolia and their geochronology. Journal of glaciology and geocryology. V4(3): 65-72

Li Xingguo, Liu Guanglian, Xu Guoying, Li Fengchao, Wang Fulin, 1982. Periglacial phenomema at the east opencut coal mine of Zhalianuoer in Inner Mongolia and their geochronology. Journal of glaciology and geocryology. V4(3): 65-72

Li XG (1984) Preliminary study on the chronology of late Pleistocene strata of east open mine, Zalainur, Inner Mongolia. In: Collection of 1st National 14C Seminar, Science Press, Beijing, pp.136-140

Lister, A.M. & Stuart, A.J., 2010 The West Runton mammoth (Mammuthus trogontherii) and its evolutionary significance. Quaternary International 228, 180-209.

Wei, GB., Hu, SM., Yu, KF., Hou, YM., Li, X., Jin, Cl ., Wang, Y., l hao, lX., Wang, WH., 2010. New materials of the steppe mammoth, Mammutlllls trogontherii, with discussion on the origin and evolutionary patterns of mammoths. Science China, Earth Sciences, 53, 7: 956-963

Xue, B., Qu, W., Wang, S., Ma, Y., Dickman, M.D., 2003. Lake level changes documented by sediment properties and diatom of Hulun Lake, China since the late Glacial. Hydrobiologia 498, 133–141

Pie Investigación